icono3
icono2
icono1

LIBERTAD EN TUS RELACIONES

 

Es importante recordar que todos tenemos gustos y aficiones que no necesariamente debemos compartir con nuestra pareja.

Hay que tener libertad para practicar nuestros hobbies y es necesario respetar el espacio del otro u otra.

Las personas deben seguir existiendo como seres individuales, y no pretender que una pareja, formada por dos seres se comporte y actué, como si de tan solo uno se tratase.

Y ello puede ser positivo para la pareja, pues se ve enriquecida de manera doble.

Siempre hay que tener un equilibrio entre la libertad de la persona, y el tiempo compartido con su pareja, para que la relación sea exitosa.

La idea es: estar juntos pero no de manera asfixiante.

El error más frecuente en la relación de pareja es pensar que uno es dueño del otro.

Lo asfixian de tal manera que consiguen agotar incluso el sentimiento del amor.

Los espacios libres son como el oxígeno: necesarios para respirar porque sin ellos no podemos vivir.

Es muy frecuente que durante la etapa del enamoramiento, se desee realizar todas las actividades posibles en compañía.

Resulta normal este deseo, pero hay que saber espaciar los encuentros para no agotar las expectativas, para no mermar la ilusión.

El respeto a la libertad del otro debe perdurar en el tiempo.

Las claves para tener una relación de pareja saludable son: Comunicación, respeto, libertad, confianza…. son puntos cruciales para ser feliz con tu pareja.

La comunicación es uno de los pilares básicos de la pareja.

El dialogo permite crear un proyecto de vida en común, donde es muy importante negociar, ceder y llegar a acuerdos.

No intentes cambiar a las personas, las personas solo cambian cuando quieren cambiar, o cuando cambia su entorno.

Por lo tanto, si lo que queremos es que nuestra pareja cambie lo mejor que podemos hacer es cambiar nosotros.

Sin respeto y confianza no existe la posibilidad de una pareja saludable. Amar es respetar y confiar, sin respeto y confianza no hay amor.

No buscar una pareja para que nos haga sentirnos especiales, capaces, seguros o libres, pues eso nos hace dependientes.  No bases tu bienestar en tu pareja, encuentra y  cultiva tu propio bienestar y desde ahí comparte con otra persona.

Actuar siempre de tal forma que te sientas capaz, libre y valiente, tomando las decisiones que te hagan sentir que te expandes en lugar de contraerte.

Los sentimientos no son de nadie, cuanto más en libertad dejemos volar al otro, más cosas positivas recibiremos de su parte.

 

Y recuerda que nadie puede quitarte libertad.

conjunto